Campaña pequeños bloggeros

bag-bagpack-beautiful-bed-bedroom-blue-Favim.com-573492

Siempre es un soplo de esperanza ver que en el vasto mundo de la red sigue existiendo un pequeño reducto de personas con inquietudes parecidas a las nuestras. Es inevitable, pues, que llegados a ese punto y fruto de una curiosidad mutua, y un objetivo común, se unan fuerzas. No de manera despersonalizada, más bien como un intento de ayudarse mutuamente sin que ninguno de los miembros pierdan su identidad o su idiosincrasia.

Esta es, pues, una campaña para publicitar distintos blogs de corte literario o artístico, donde se valora tanto el contenido como el continente, donde se persigue la crítica como herramienta motriz del sistema. Un lugar restringido a aquellos blogs que a pesar de ejercer una labor digna de admiración viven recluidas en un segundo plano, ya sabemos todos cuán competitivo es el mundo de las visitas. En el enlace que sigue, se pueden apreciar una serie de blogs que siguen ese patrón, en un intento de unión, o recopilación, de todos ellos bajo una misma bandera, que todo y que alberga distintas metas, distintos escudos de armas, tienen mucho más en común de lo que pareciera. Es, pues, altamente recomendable echarle un ojo.

https://elrincondelarelop.wordpress.com/campana-bloggeros-pequenos-unidos/comment-page-1/#comment-290

Un pequeño enigma

Poética prosa bucólica y otras palabras de difícil comprensión/ ¿Qué soy?

Presión y aciaga divergencia dentitiva,

Al son de distrópica afonía carnal.

Profunda introspección con exodus fétido

Acompañado de música descompensada en concesión definitiva.

Rebuscamos en  apocalíptica tecnología

Caramelos de unión tonal.

Es momento de respuesta a deliberaciones pospuestas.

Tapiz de origen egipcio,

En simbiótica fricción con el fin del túnel humano.

Fuerza y coraje en el alzamiento, dejemos que al agua fluya.

Fin (marchamos en busca de higiene propia de cultura superior).

UNO MÁS Y LO DEJO – Antología de 50 relatos cortos

Aprovechando el Día del Libro, ayer se publicó la propuesta narrativa “UNO MÁS Y LO DEJO”, una antología donde se recogen los mejores relatos cortos que ha dado la comunidad literaria Libro de a Bordo.

Citando  la muy buena introducción de Irene Cisneros: “Esta no es una antología temática. Al  menos,no en un sentido estricto. Gran parte de  su encanto reside, pricsamente, en no saber con qué vas a encontrarte al empezar cada lectura: de un Big Bang gastronómico a un complot vírico; una tierra extraña donde nevadas se suceden en bucle frente al mundo  que recrea un niño en los ramajes de un árbol. Un futuro distópico cuyo  protagonista lucha contra sus propios genes para seguir  viviendo. El final del viaje, el otoño del rey Arturo”.

En estas pocas líneas ya se nos presentan algunos de los relatos que conforman esa fantástica antología, una pequeña dosis  de entretenimiento y buena literatura, pensada para esos momentos de espera.

Tal como se describe el libro en Amazon: “[…]cincuenta pequeñas historias con las que despachar esas incómodas pausas que se te pasan revisando el correo, mirando twitter o empezando a leer artículos que siempre dejas a medias. Ya puedes dejar de leer descripciones de libros que no vas a comprar: si has llegado hasta aquí, esto es justo lo que estabas buscando.”

Para adquirir el libro on-line: http://www.amazon.es/UNO-M%C3%81S-LO-DEJO-RELATOS-ebook/dp/B00WJ1FJO0/ref=zg_bs_1349671031_5

Las Piedras – Guillem Santacruz Gómez

piedras_guillem

Las piedras, de Guillem Santacruz, es un primer paso hacia una nueva poesía. Parte de un sentimiento universal pero individualizado: el desamor, la incomprensión, un cementerio de piedras que constituyen el lecho de un río de consciencias. Las primeras piedras, en Mujer(es), hasta las últimas en Construcción y posterior destrucción de una pirámide, constituyen el sendero circular que nos llevará hasta la segunda parte. En este primer sendero se nos introducen, usando un verso que no busca la rima y muy narrativo, rozando la prosa, los conceptos sobre los que girará la segunda parte y que se nos muestran remarcados, individualizados por las mayúsculas: UNIVERSO, PLANETA, ESTRELLA, NOSOTROS.

Otros conceptos irán apareciendo, como el de la libertad, aunque más subrepticiamente, en una confesión que nos hace el autor: en el amor no hay libertad, cada piedra del caminio (cada amor perdido) es una cadena a la libertad, porque, ¿acaso no cabe nuestra libertad en la sonrisa del amado? Estas reflexiones van a ir llenando la primera parte, donde se nos muestra la mujer como un reto, un elemento ajeno y desgarrador para el autor, una necesidad insondable pero raramente saciada. Así nos encontramos con “Para ser del todo antes he de ser destruido”, donde la mujer quema y tatua su dolor en el cuerpo del artista (universo, planeta, estrella, nosotros), o “Piedras, piedras y más piedras”, donde entre referencias a Bolaño se nos habla de un tajo sangrante en las manos causado por una piedra.

Y siguiendo esa estela llegamos a Poema sin demasiada importancia, poema largo, de versos narrativos, que hace un recorrido por los diferentes símbolos mencionados con anterioridad, siendo también un punto de inflexión, una completa autocrítica (detestado porque solo sé hablar de piedras y otra vez de ti) y una fusión completa, más allá de las metáforas, con la realidad. Además, sirve de perfecto resumen y prefacio a Pirámide, que dará por muerto al artista y nos llevará a la segunda parte, la investigación sobre las piedras, la reflexión metaliteraria sobre la propia obra.

Entramos en la segunda parte con una aclaración, una costumbre que recuerda a Parra y sus advertencias. El artista ha muerto, el vínculo con la realidad es patente, palpable, no se escatima en relaciones directas, incluso se proponen nombres. También se nos presenta la acción, una accioón directa y definida, no como en la primera parte donde el sendero discurre en circunferencias alrededor de un motivo común. Aquí tenemos a un detective, que entre poemas, testimonios y detalles deberá entender qué sucedió al poeta muerto entre el magma que arrasó la pirámide formada por las piedras del río. Irá a la zaga de los símbolos ya explicados con antelación, las mayúsculas que rodean al artista, el tatuaje a fuego de esas palabras, la distribución de las piedras, el tesitmonio del comisario y el astrólogo, la enfermedad del archipiélago. Todo gana cuerpo y enteros, siempre hablamos de la misma C., de lugares reales, de hechos que se nos antojan terriblemente palpables. Es, por lo tanto, una apuesta clara y arriesgada, un intento de poetizar una investigación policial, una dinamización de la poesía, quizás una renovación hacia un género híbrido entre poesía y prosa. Los diálogos entre testimonio y detective discurren en una normalidad poco poética, aunque abundan los símbolos y las metáforas, y las imágenes poderosas, que acaban culminando con la resolución del caso, que dejaremos al lector intrépido.

Así, Las piedras  es un poemario, pero que explica una historia para el que quiera rebuscar entre los símbolos, que usa recursos poéticos, pero también prosaicos, incluso su organización argumental y temporal se asemeja al de una novela corta. Tal vez sea la primera piedra para construir un nuevo concepto de poesía.

El escarabajo de piedra

Trajiste el escarabajo de piedra de Egipto porque yo te lo pedí. Sería mi regalo de cumpleaños, ya era mayor, cinco años. Lo debí ver en una de esas películas tan pasadas de moda donde las pirámides y la arena son un mundo remoto y el recuerdo parece todo cuanto queda. Y a veces ni eso.

Me dijeron que pronto no serías consciente, que ya no recuerdas, que apenas ves, o si ves no asocias, pero aquí está, ya resquebrajado, el tiempo no pasa en balde ni siquiera para la piedra, o quizás la torpeza infantil siga grabada en ella, cuando se me cayó en Navidades, cuando quise escribir nuestros nombres. Peo ahora este escarabajo está vacío, pizarra agrietada condenada al trastero. Fuiste la pirámide de Egipto, el escarabjo de piedra, el padre. Pero ya no existe Egipto, el escarabajo está agrietado y yo soy madre, tú más abuelo que padre, o quizás ni abuelo ya, qué desgracia que el niño sea tan pequeño para no recordarte.

Y a pesar de todo, aunque el olvido perdurará al final, yo recordaré el padre que fuiste, el escarabajo de piedra, porque tu memoria flaquea y tus recuerdos se borran, pero los míos aún viven, y mientras vivan tú vivirás, mi efímero regalo, y vivirá también el escarabajo de piedra. Porque tú no ves, o ves pero no sabes, pero yo veo y sé, nuestro escarabajo, el que enterramos en el jardín para que mamá no lo tirase, el que intentamos pintar cuando quise ser artista, el que te escondí en la americana en tantas reuniones para que te diese suerte, el que ponías cada noche encima de la mesita para que espantase los fantasmas, el que trajiste a ver mi obra de teatro, el que me llevé a mi nueva casa para pensar en ti un poco cada día; él tan silencioso, resguardado entre telas o armarios pero siempre atento. El que te traje cuando entraste aquí, y esta vez no vino de Egipto, pero sí de un país de recuerdos, estos más lejanos si cabe. El que se despierta contigo cada mañana, al que miras nada más despertarte. Dicen que no ves, no sabes, yo digo sí ves, sí sabes, y aunque a menudo no recuerdes el escarabajo, a veces te veo sonreír desde más allá de Egipto.

LOS CHIKOS DEL MAÍZ PRESENTEN “LA ESTANQUERA DE SAIGÓN”

Hi ha artistes, ja siguin escriptors, poetes, pintors, escultors o músics, que no només intenten entretenir, sinó que per sobre de tot pretenen que la gent pensi. No conduir a la gent cap a l’exterior de sí mateixos, sinó cap al seu interior. Fer pensar en tot els que els envolta i en la seva posició en aquest entorn. El Nega (també conegut como Richie la Nuit), Toni el Sucio i Dj Bokah formen Los Chikos del Maíz i la seva música és un exemple d’aquest tipus d’art que busca remoure consciències i motivar a joves i vells a lluitar tant per ells mateixos com per la seva comunitat, el seu país, el seu poble, la seva família.

Les seves cançons no són aptes pels ben pensants. Socialistes progres, peperos engominats, convergents amb sentit de país, membres d’unió preocupats per les bones formes, “socialdemòcrates” d’esquerra republicana que ploren a les entrevistes de la ràdio, Jordis Cañas i Alberts Riveras en general, si no esteu disposats a treure-us la corbata i l’americana per un moment i a parar bé l’orella, no val la pena que els escolteu.

Los Chikos del Maíz fan música revolucionaria, però no són Pablo Hasél. A les seves lletres abunda el humor, l’autocrítica, referències a llibres i a pel•lícules (molt d’agrair: casi que són els únics que ho fan). Per això són capaços d’expressar la seva admiració per Charlton Heston i reiterar el seu compromís amb els principis de canvi social en la mateixa cançó. Los Chikos del Maíz són revolucionaris i artistes, igual que Vladimir Mayakovsky, el gran poeta de la Revolució Russa, i per això el seu compromís va més enllà d’ajudar al canvi polític i econòmic: arriba fins a la tercera Revolució, la de l’esperit, la que també guiava les passes de Mayakovsky. I això no és cosmologia barata. Això és ART.

Los Chikos del Maíz expressen el sentiment inconformista i ferit que tenen molts joves enfront del segle XXI, aquest en que tothom se suposa que ha de ser feliç. Amb la seva música desemmascaren les mentides i ajuden a altres a buscar les pròpies veritats, individuals o col•lectives. La seva música fa pensar. És art intel•lectual a la barra d’un bar. “La estanquera de Saigón”. Escoltin el disc per Internet i si els agradi vagin a comprar-lo. El disc va acompanyat d’un llibre que conté un gran número de textos de persones a les que val la pena llegir. O millor, com diuen ells mateixos, vagin al Fnac i robin-lo. Ni quesigui per la tercera revolució.

Chicos del maiz

FONT FOTOGRAFIA: http://www.leonocio.es. D’esquerra a dreta: El Nega, Tony el Sucio i Dk Bokah. Els membres del grup de rap Los Chikos del Maíz.
Disc disponible a: https://www.youtube.com/watch?v=FtFdOCr7cUY

Les nits estrellades

Qui ho diria que després de fascinar-me la manera amb la que Van Gogh va poder plasmar
el centelleig de les llums de la nit, tremoloses sobre l’aigua, podria capturar la mateixa
sensació al cap de més de 100 anys, observant el Sena? Només podia ser a París.

DSCN0661 starry_night

A l’esquerra, el Pont d’Arcola sobre el riu Sena. A la dreta, Starry night over the Rhone (Musée d’Orsay)

¿Recemos?

La semana sigue igual, arrutinas circulares.

Hoy me visto con lentes teñidas

y salto a un increíble (pues no lo es) vacío.

¡Nicanor y Pablo me quieren cerca! Y estoy tan lejos…

¡Recemos! ¿He cruzado la barrera?

Me duelen las rodillas y creo haber besado demasiados anillos.

Levántate y anda… Supongo que sí. ¿Innegable o atractivo?

Quizás solo acepto que después de cada día viene el siguiente.

Subconsciente rebelde, irracional o hasta inconsciente.

¿Escojo yo?

Creo que hoy ya no rezo.