El café de la juventud perdida

Anag_CAFE.ps

Partía de la lectura de la Trilogía de la ocupación, tres libros que son en realidad uno solo; las primeras obras de Modiano. La unión de estos y la lectura de los mismos me llevó a considerar que los tres eran en cierta manera el mismo libro, donde quien nos habla es Modiano en uso de su protagonista (variable en cada uno). Esta pequeña introducción me dio fuerzas para encarar con ganas un libro más conocido del reciente premio Nobel.

El café de la Juventud perdida narra desde varios puntos de vista la historia de Louki y el café Conte. Cada capítulo está narrado por un personaje diferente que va llenando los vacíos alrededor de Louki la misteriosa protagonista, siempre presente pero distante, al igual en cierta medida que el café Conte.

Comparte un protagonista con sus anteriores novelas, este sin lugar a dudas es Paris, que ejerce de hilo, de anfitrión y me impregna de ganas de conocer el París de Modiano, lleno de No-Zonas, fronteras invisibles, escondites, zonas neutras… No hay que negar que es quizás lo más duro de leer del libro, juntamente a la gran cantidad de personajes, Modiano nos llena de calles, rutas y plazas, y puede hasta llegar al agobio.

Con los breves pero intensos relatos del libro Louki se convierte en la pareja de hecho de París, en lo que parece ser la relación más real de todo el libro, tiñendo la ciudad de nostalgia y hasta de impresión etérea o irreal. Pocas palabras y cada una importante para, pese a no tener una línea temporal tradicional, terminar con un final brutal.

Como en la gran mayoría de los personajes principales de Modiano llego a sentir envidia de la forma en que la vida los arrastra. Tanto en sus primeros libros, como aquí, parece que pierden libre albedrío en una realidad asfixiante, en un entorno donde el presente o los hechos suceden externamente a ellos y solo deben atenerse a los mismos.

Envidia, pese a que son personajes normalmente sombríos, con matices, y Modiano les presenta una vida donde las decisiones son fruto de un argumento que flota en nuestra lectura.

Si bien es cierto que en este libro el tema de la identidad judía no existe, aparece también la falta de apego, la nula presencia de raíces. Como con las decisiones, la novela nos presenta personajes que se encuentran en constante estado de desconexión, en un mundo que parece no ser el suyo y que les ha lanzado a las cuestas de París.

Café de la juventud perdida es una novela DURA, parece corta pero no lo es, llena de nombres y direcciones pero es tan intensa que se pasa como un suspiro y terminas con ganas de más. Lo recomiendo.

Suicidio de un soñador, de Bertran Salvador (Premio relato UPF 2015)

Suicidio de un soñador

            Me mudé al carrer Tallers disfrazado del famoso hidalgo: un poco enloquecido por la literatura, un poco deseoso de vivir aventuras idealizadas. La señora Carmen me recibió con la tendencia barcelonesa a robar tonicidad a las vocales, sin mirarme apenas y sin ganas, como si pudiese permitirse escoger a sus clientes. No podía, o así lo parecía cada vez que hablaba de les factures. Tu habitació es la primera a la derecha, es paga religiosamente el primer día de mes, si no porta, ladró mezcla de un castellano andaluz y un catalán centralista. Asentí y cogí las llaves, y para ser la primera a la derecha era perfecta, un camastro desvencijado, una ventana que daba a la suciedad de la calle y una mesa de esas que llevan tiempo soportando al tiempo. Allí dejé las tres páginas interminables que me había escrito la dulce Lucía antes de marcharme. Ni terminé de leerlas. Seguro que acabarían con un te quiero, o te querré, o te recordaré, o no me olvides.

Sigue leyendo

Campaña pequeños bloggeros

bag-bagpack-beautiful-bed-bedroom-blue-Favim.com-573492

Siempre es un soplo de esperanza ver que en el vasto mundo de la red sigue existiendo un pequeño reducto de personas con inquietudes parecidas a las nuestras. Es inevitable, pues, que llegados a ese punto y fruto de una curiosidad mutua, y un objetivo común, se unan fuerzas. No de manera despersonalizada, más bien como un intento de ayudarse mutuamente sin que ninguno de los miembros pierdan su identidad o su idiosincrasia.

Esta es, pues, una campaña para publicitar distintos blogs de corte literario o artístico, donde se valora tanto el contenido como el continente, donde se persigue la crítica como herramienta motriz del sistema. Un lugar restringido a aquellos blogs que a pesar de ejercer una labor digna de admiración viven recluidas en un segundo plano, ya sabemos todos cuán competitivo es el mundo de las visitas. En el enlace que sigue, se pueden apreciar una serie de blogs que siguen ese patrón, en un intento de unión, o recopilación, de todos ellos bajo una misma bandera, que todo y que alberga distintas metas, distintos escudos de armas, tienen mucho más en común de lo que pareciera. Es, pues, altamente recomendable echarle un ojo.

https://elrincondelarelop.wordpress.com/campana-bloggeros-pequenos-unidos/comment-page-1/#comment-290