Domingo

Domingo

La lija crónica pule mi lastre.

Aún estando lejos de la precisión quirúrgica

dicen que el viento de mi Señor trabaja mejor que nadie,

dejémosle jugar.

Golpes de embrague fugaz llevan  las  luces sepia a salir del mar                                                                                                                                                                                                                                 y vibrar en cromática alegoría.

Estrecheces próximas, paradójica felicidad.

Domingo de resurrección proclaman, que lo sea Señor,

¡Qué lo sea!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s