Tiempo I

Siberia nos dejó, y aún su olor se respira,                                                                                                   el rey de las polillas bendice ya la mesa                                                                                                     y el almendro alto y débil empieza a proclamar  su rosada fertilidad.

Pequeños pájaros con frac cruzan la visión.                                                                                         Mientras los trópicos se desplazan al norte                                                                               globalizando jardines con camusianas palmeras.

Él cambia; yo dejo atrás pilares resquebrajados (menudo inocente…)                                                   pruebo postres y sueño.

Primavera interna, aquí nadie me derrocará,                                                                                         soy y seré mi propio tirano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s