De piedra

¿Dónde estoy? No veo, no oigo, no huelo. ¿Qué es ver? El agua me hace cosquillas, se escuela entre el feldespato y la mica. ¡Qué placentero! El viento acuna mi sueño, suave, imperceptible, pero persistente. Siento como si se me cerrasen los ojos, mas no tengo ojos, ni tan solo el recuerdo de ellos, solo la palabra… Zircón, apatito. Se encierra el cuarzo, se retuerce ante el peso del mundo, y sueño, todo son sueños; una bruma de pizarras vacías. Ya no recuerdo la palabra. Aspereza, desidia, inanición. Mármol blanco besado por la oscuridad. La consciencia -¿consciencia?- muerta a pedregadas; el gris ocupa el color; la vida es la nada. Todo se desvanece… basalto… no recuerdo… carbón… el sonido, el tacto… granito… he olvidado el sentir… loza… solo… solo me queda el recuerdo del… estaño, aluminio. Ya nada. Solo recuerdo el recordar; y solo puedo recordar la pregunta. ¿Viví? Caliza. Y… roca, roca, Roca.

El tronador estalla entre cracistos; metal o hierro rocratón entre prondas, un hombre cuarzorea la micazón; entre rocatres escribe unas vetas de oro: al recuerdo de un poeta muerto en vida.

(Relato recogido en la antología “UNO MÁS Y LO DEJO”, que puede conseguirse aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s